Cómo elaborar un menú semanal para personas mayores de 80 años

Índice

A la hora de cuidar a personas mayores es fundamental trabajar la alimentación adecuadamente para evitar problemas de salud. Por eso es fundamental saber elaborar adecuadamente el menú semanal para personas mayores de 80 años. Controlar muy bien el tipo de alimentos que se incluyen así como las cantidades y las combinaciones de alimentos adecuadas.

Un adecuado menú semanal para adultos es fundamental en todas las edades pero especialmente a partir de los 80 años el cuidado debe ser extremo. Sólo así se garantiza su bienestar físico y cuidar su salud. Por eso desde Servita, expertos en el cuidado de ancianos, entendemos a la perfección estas necesidades.

¿Por qué es importante el menú para personas mayores de 80 años?

Según envejecemos la dieta tiene un mayor peso en nuestra salud corporal. En especial a partir de los 65 años pero sobre todo a partir de los 80 hay alimentos que se digieren con dificultad. Por eso un menú semanal equilibrado y adaptado a estas edades cobra una vital importancia.

Hay que tener en cuenta que también nuestras necesidades nutricionales cambian a lo largo de los años. Es importante cuidar la alimentación de las personas mayores para reducir al máximo los riesgos en su salud.

Vamos a ver las pautas a tener en cuenta a la hora de elaborar un buen menú para personas mayores de 80 años.

Paso 1: evaluar las necesidades nutricionales

Lo primero es tener en cuenta las peculiaridades de cada persona. Por ejemplo restricciones de alimentos establecidas por los médicos. Alergias o intolerancias, etc.

Paso 2: incluir alimentos nutritivos

En el menú semanal para mayores hay que intentar introducir los nutrientes adecuados de manera cómoda para el mayor. Vitaminas, minerales y fibra no pueden faltar. En el caso de problemas de masticación puede optarse por opciones líquidas. Puede ser un vaso de zumo natural, arroz integral que aportará fibra o un vaso de leche bajo en grasa que resultará fácil de digerir.

Paso 3: distribuir las comidas

Hay que ser escrupulosos y estrictos a la hora de distribuir las comidas a lo largo del día y respetar los horarios. En edades avanzadas los desajustes por retrasar o adelantar las comidas pueden acarrear más problemas.

Paso 4: controlar las cantidades

Igualmente hay que intentar controlar bien las cantidades para evitar excesos de calorías. Las raciones deben ser ajustadas según las necesidades de cada persona mayor y de su peso. Hay que asegurar las porciones justas de proteínas, grasas saludables y carbohidratos en cada comida.

Paso 5: adaptar el menú a preferencias y necesidades especiales

La comida siempre tiene que ser algo con lo que el mayor disfrute. A la hora de hacer un menú semanal para personas mayores de 80 años hay que prestar atención a sus gustos y preferencias.

También a necesidades de masticación, por ejemplo, como ya hemos mencionado anteriormente.

Recomendaciones para un menú semanal personas mayores

Vamos a darte otros consejos para elaborar un completo menú semanal para personas mayores y contribuir a cuidar su salud y mantener su equilibrio orgánico.

Incluir variedad de alimentos

Hay que poner una especial atención en incluir alimentos de todos los grupos: frutas, verduras, cereales integrales, proteínas magras, lácteos bajos en grasa, etc.

No olvidar la inclusión de fibra

La fibra es lo que permite que el sistema digestivo funcione perfectamente. Por eso hay que añadirla al menú para personas mayores. Ayudará al tránsito intestinal y a evitar problemas de estreñimiento, por ejemplo. Incorporar al menú galletas integrales para merendar, una pieza de fruta o pan integral pueden ser una gran ayuda en este sentido.

Porciones pequeñas

Es preferible optar por unas porciones reducidas en las comidas. Aunque lo ideal es personalizarlo a cada uno es recomendable no pecar por exceso. En el caso de que el menú no satisfaga las necesidades del mayor siempre se pueden ir aumentando las cantidades progresivamente.

Importante la hidratación del mayor

La deshidratación de las personas mayores es un peligro más habitual de lo que parece y de una gran gravedad. Sobre todo en los meses de más calor. Solemos descuidar la ingesta de líquidos en los menús para personas mayores pero eso puede ser un error. El menú debe incluir alimentos sólidos y líquidos suficientes.

Más calcio y vitamina D

A edades avanzadas la importancia del calcio y la Vitamina D cobra una mayor importancia para proteger los huesos. Incluir en el menú pescado al horno o leche semidesnatada, por ejemplo, ayudarán a aumentar estos dos elementos en el mayor.

Reducir las grasas saturadas y el sodio

Una dieta con mucho sodio o grasas saturadas aumenta el riesgo de enfermedades de tipo cardíaco además de subir la tensión arterial. Hay que intentar reducirlos. Para ello hay que evitar los alimentos procesados, los embutidos o los alimentos fritos, por ejemplo.

Respetar todas las comidas

En un menú semanal para personas mayores hay que respetar todas las comidas y mantener los horarios de manera estricta. Saltarse una comida reducirá la cantidad de energía y dificultará mucho su movilidad y capacidad de esfuerzo físico.

Problemas de salud en un menú para personas mayores inadecuado

No tener un menú adecuado y equilibrado y adaptado al mayor puede derivar en graves problemas de salud. Te apuntamos algunos de los más importantes para intentar entender la importancia de la elaboración de un buen menú a cargo de expertos en nutrición.

La malnutrición

Una nutrición inadecuada o con falta de algún componente dietético fundamental puede derivar en una malnutrición del mayor con secuelas graves. También puede aparecer la anemia y un debilitamiento de su sistema inmunológico.

Se pierde masa muscular

La pérdida de masa muscular aumenta el riesgo de lesiones en el mayor. Una mala nutrición puede acarrear un debilitamiento general de los músculos que hay que evitar a toda costa.

La osteoporosis

Una dieta pobre en calcio y vitamina D puede hacer aparecer osteoporosis y la destrucción progresiva de la masa ósea.

Problemas digestivos en el mayor

Si el menú incluye alimentos difíciles de digerir pueden aparecer diversos problemas digestivos como la diarrea o el estreñimiento, entre otros.

Debilitamiento de su sistema inmunológico

Una mala alimentación puede derivar en un debilitamiento del sistema inmunológico. Esto puede ser especialmente grave en personas mayores ya que tendrán menos defensas ante cualquier enfermedad que pueda aparecer.

Disfagia del mayor

La Disfagia de las personas mayores es una enfermedad bastante común que se manifiesta con la dificultad para procesar alimentos y líquidos. Hay que intentar evitarla a toda costa para minimizar la aparición de otras enfermedades.

Problemas cardiovasculares

Como ya hemos mencionado, una dieta con exceso de sodio, azúcares o grasas saturadas aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Algo grave en cualquier edad pero en especial en personas mayores.

Esperamos que sigas nuestros consejos a la hora de elaborar el menú semanal para personas mayores de 80 años y concienciarte de su importancia.

¿Necesita que le asesoremos?

Servicio doméstico

Cuidado de ancianos

Últimos artículos

¿Necesita que le asesoremos?
Rellene el formulario con sus datos y nos pondremos en contacto
Call Now ButtonContacte ahora