Osteoporosis en la tercera edad: cómo se debe actuar

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Índice de Contenido

Con el paso de los años es inevitable que empecemos a sufrir distintos problemas relacionados con la salud, estos se ven reflejados sobre todo en personas de avanzada edad. A pesar de que algunos se tendrán que afrontar tarde o temprano, siempre se puede retrasar su aparición. En las siguientes líneas te invitamos a conocer uno de los más comunes: la osteoporosis en la tercera edad.

¿Qué síntomas presenta la osteoporosis en la tercera edad?

Hay que tener en cuenta que la osteoporosis es una enfermedad que comienza siendo asintomática. Los pacientes suelen conocer que padecen esta enfermedad cuando sufren una fractura. Es necesario aclarar una falsa creencia que tienen algunas personas, y es que creen que ciertos dolores pueden estar relacionados con la osteoporosis, hay que dejar muy claro que no causa dolor en un principio, aunque cuando ya ha avanzado sí.

Lo normal si se produce una fractura es que se solicite una prueba de imagen en la que se verá la osteoporosis. Es necesario tener en cuenta los siguientes síntomas porque pueden querer decidir que padeces esta enfermedad:

  • Fracturas que se repiten o que son causadas por pequeños golpes.
  • Vértebras que se fracturan con un pequeño movimiento, al toser o estornudar.
  • Aparición de joroba en una edad avanzada.

¿Cómo se puede prevenir la osteoporosis en la tercera edad?

La mejor forma de prevenir la osteoporosis es evitar sus causas, sin embargo, aquí te dejamos una serie de consejos a tener en cuenta:

  • Alimentación equilibrada. Es importante llevar una alimentación sana y equilibrada, con alimentos ricos en vitamina D y calcio. En la tercera edad pueden ser necesarios los suplementos alimenticios.
  • Ejercicio físico. Realiza ejercicio físico moderado, siempre bajo la supervisión de tu médico.
  • Caídas. Intenta evitar las caídas en la medida de lo posible. Lo puedes hacer cuidando tu vista, llevando un calzado adecuado o evitando subirte en alto, por ejemplo.
  • Densitometría. Sirve para medir la densidad mineral ósea y te ayuda a conocer el estado de tus huesos.

 

A fin de cuentas, la osteoporosis es una enfermedad que puede limitar los movimientos de quien la padece, llegando incluso a afectar a su día a día. En el momento en que tu ser querido, o tú mismo, te veas muy limitado a la hora de llevar a cabo tu rutina, te recomendamos que cuentes con la ayuda de cuidadores profesionales. No te fuerces, déjate ayudar, en Servita nos encantará conocer tu caso y facilitarte la vida.

¿Tienes dudas sobre
las cuidadoras internas? las cuidadoras externas? otros servicios?

Si tienes dudas sobre cómo podemos ayudarte o necesitas una asesoría personalizada, no lo dudes. 

¡Te llamamos gratis!