Cómo hablar a una persona mayor que no quiere ir al médico

Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Índice de Contenido

Aunque no lo parezca, hay más personas mayores de las que creemos que se niegan a ir al médico, algunas por restarle importancia a sus dolencias y otras por miedo a que le diagnostiquen algo grave.

Estamos seguros que tú mismo has podido observar esta conducta en otros familiares como tu padre o tu madre. Pero en el caso de las personas de la tercera edad, es incluso más necesario que se sometan a pruebas médicas tales como reconocimientos o análisis, para preservar así su bienestar.

¿Cómo saber si me encuentro ante alguien que no quiere ir al médico?

Primero que nada, el comportamiento de estas personas frente a este tema se limita a contestar con evasivas o incluso se muestra reacia a dialogar.

También pueden verse comportamientos nerviosos o incluso contestaciones pasivo-agresivas, que denotan su miedo, pudiendo ser también una mala experiencia en otra ocasión, temor a no entender lo que le dice el doctor o a ser una carga familiar.

¿Cómo debería dirigirme a ella?

Piensa que tú eres la persona que más conoce a tu ser querido. Si ves que con un tema en particular se va a poner nervioso, como pueda ser una revisión del oído, es esencial conservar la calma. A nadie le gusta hablar de temas que les resultan incómodos, por lo que es necesario trazar una estrategia. Más aún, si sospechas que esa persona mayor va a tener una opinión diferente a la tuya.

Actuar por instinto, levantar la voz o comenzar una conversación con reproches no es ninguna solución. Por esta razón, y aunque te cueste de primeras, debes ponerte en su situación y pensar varias veces antes de hablar y tener mucha paciencia.

6 consejos para hablar una persona mayor

A continuación vamos a dejarte una serie de consejos para hacerte más liviana la conversación con tu ser querido:

Elige bien cuándo hablar con tu ser querido.

Escoge el momento adecuado, tienes que asegurarte que esté relajado y en ese momento no esté haciendo ninguna otra actividad. Escoge el momento adecuado.

Elige un lugar relajado para hablar

Si es en casa, procura elegir una zona donde no haya ruidos ni distracciones como la televisión o la lavadora.

Razona con la persona mayor.

No puedes empezar a hablar dando órdenes o exigiendo algo. Por ello, tendrás que dar razones para que ceda a hacer lo que le sugieres.

Simplifica tus razones.

Se puede dar el caso de que la persona mayor no te entienda bien. Por esta razón, tendrás que hablar lo más simple posible.

No saques el tema continuamente.

Conseguir hablar para ir al médico con una persona mayor puede ser un logro en muchos casos, por lo que si has conseguido hacerlo pero sigue con la negativa, debes ser paciente. Por consiguiente, no hables el mismo tema continuamente porque esto le hará generar un mayor rechazo.

No te rindas.

Es probable que no lo consigas a la primera, de hecho es lo más normal. A partir de ahí tienes que ir ganándote su confianza poco a poco. Algo que te podrá ayudar es darle ejemplos de otros familiares y amigos que, con la misma dolencia, se han recuperado después de ir al médico.

Sabemos lo sumamente complicado e importante que son de tratar los temas de la salud, y es de gran ayuda tener un apoyo incondicional por parte de un profesional experimentado y con capacidad para ayudar tanto a la persona mayor a su bienestar como a los familiares a convencerle de que vaya al médico.

¿Tienes dudas sobre
las cuidadoras internas? las cuidadoras externas? otros servicios?

Si tienes dudas sobre cómo podemos ayudarte o necesitas una asesoría personalizada, no lo dudes. 

¡Te llamamos gratis!

Servita, Premio Innovación AEDHE 2021
Call Now ButtonContacte ahora