Hipersomnia en ancianos y la tercera edad: Qué es, síntomas y tipos

Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Índice de Contenido

¿Has notado que tienes más sueño de lo normal? ¿A pesar de que descansas lo suficiente y que no realices esfuerzos extras en tus actividades cotidianas, las ganas de dormir no se desvanecen nunca? Esta semana te traemos la respuesta a todas estas preguntas en nuestro blog de cuidado de mayores.

¿Sabes qué es la hipersomnia?

La Hipersomnia es una patología que afecta a las personas de la tercera edad y que se define como un trastorno de sueño, por exceso del mismo. Este tipo de enfermedad se caracteriza por resultar constante e involuntaria.

Aunque, su principal foco es el deterioro del sueño de la persona no solo afecta a este punto. La hipersomnia acarrea consecuencias que impactan en la vida diaria de la persona, ya que provoca cambios de humor y de conducta que en los casos más extremos pueden llegar a dañar sus relaciones personales con la gente de su entorno.

Y es que esta falta de sueño, no se traduce en un sueño reparador que ayude a la persona a sentirse descansada y renovada al despertarse, sino que se convierte directamente en una incidencia de irritabilidad, caos y malestar de la persona.

¿Cuáles son los síntomas que puede provocar padecer hipersomnia en ancianos?

Como ya hemos dicho anteriormente, el síntoma principal de esta patología es el incremento del sueño y la sensación de somnolencia constante y excesiva durante el día.

Pero no es la única sensación que produce. Alguna de las otras consecuencias más llamativas de esta enfermedad se reflejan en las capacidades funcionales, anímicas y afectivas de la persona que la padece y que pueden provocar:

  1. Fatiga.
  2. Cansancio.
  3. Pérdida de la concentración y de la capacidad sensorial.
  4. Problemas de movimiento.
  5. Irritabilidad.
  6. Ansiedad.
  7. Falta de apetito.
  8. Desorientación.
  9. Reducción de las actividades diarias.
  10. Pérdidas de memoria.
  11. Cambios de ánimo.


Por todas estas razones, padecer este tipo de trastorno requiere el cuidado de la persona muy de cerca que requerirá un tratamiento especial de contención, paciencia y concentración por parte del cuidador. Desde Servita te aconsejamos ponerte en contacto con una agencia especializada en cuidadores de mayores y que te aconsejen sobre el más adecuado para tu caso.

¿Cuáles son los tipos de hipersomnia que pueden darse en ancianos?

1. Idiopática con sueño reducido

Este tipo de hipersomnia hace que el sueño nocturno pueda alargarse de entre 6 a 10 horas. Así mismo, hacen muy complicado el despertar de la persona. ya sea durante las siestas o a la mañana.

2. Idiopática con sueño prolongado

En este otro caso el sueño se alarga mucho más de entre las 12 a las 14 horas. un sueño largo que incluso en las siestas puede dificultar el despertar alargando el periodo de sueño entre las 3 y las 4 horas.

3. Recurrente

Este es el menos común, casi no hay casos. La característica de este tipo es que solo aparece entre 1 y 10 veces al año y predomina entre la población de varones adultos.

Servita: expertos en cuidado de mayores

En Servita contamos con un servicio de cuidadores internos que ayudarán a tus seres queridos a controlar sus horas de sueño, ayudándoles a despertarse y sobre todo les cuidarán durante el día para que la falta de atención y de ganas no les limite en sus actividades diarias y sus relaciones personales.

La salud de nuestros mayores no es un juego, confía en los expertos del sector para que cuiden de los que más quieres. ¿Hablamos?

¿Tienes dudas sobre
las cuidadoras internas? las cuidadoras externas? otros servicios?

Si tienes dudas sobre cómo podemos ayudarte o necesitas una asesoría personalizada, no lo dudes. 

¡Te llamamos gratis!

Servita, Premio Innovación AEDHE 2021
Call Now ButtonContacte ahora