Cómo cuidar a un paciente en silla de ruedas

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Índice de Contenido

Cuidar de un paciente o familiar con movilidad reducida que dependa de una silla de ruedas es una tarea que realmente complicada no es, pero lo que se necesita es tener mucho tiempo y paciencia, puesto que es muy probable que el paciente dependa de ti mayoritariamente en su día a día.

Y si no tienes ningún familiar o paciente a cargo en esta situación, tampoco está mal prepararse para esta situación por si llegara a darse y, lejos de juzgar, buscar soluciones. Ya sea por un derrame cerebral, una lesión ortopédica u otra causa, si tu ser querido depende de una silla de ruedas para desplazarse, es importante saber cuál es la mejor manera de ayudarlo con su movilidad.

Recomendaciones para cuidar de una persona en silla de ruedas

Para comprender qué es lo que necesita una persona en silla de ruedas, primero es necesario ponerse en su situación, de forma que entiendas cuáles son sus prioridades y necesidades. A partir de ahí, como cuidador suyo que eres, debes tener en cuenta todos los detalles, tanto de la persona que cuidas como de tu propia persona.

Aquí te dejamos unas recomendaciones que te ayudarán a cuidar de tu ser querido:

  • Presta atención a tu propia seguridad. Al fin y al cabo, si te lastimas mientras cuidas de una persona dependiente no podrás ayudarle.
  • Aprende una mecánica corporal adecuada. Debes comprender qué posición es la adecuada en relación con la persona que cuidas a la hora de transferirla.
  • Escucha a la persona que cuidas. A veces nos olvidamos de lo más importante, que es precisamente conocer las necesidades, dolores y recomendaciones de la propia persona que cuidamos.
  • Vigila la seguridad. Tanto tu seguridad como la de tu ser querido es siempre lo primero. Vigila muy bien que ambas partes no corren ningún riesgo a la hora del traslado.
  • Revisa el estado de la silla de ruedas. La silla de ruedas es el medio de transporte de la persona que cuidas. Por lo tanto, debes revisar que los frenos funcionen bien, que las ruedas estén en buen estado y que sea cómoda para la persona que la usa.

Cómo trasladar a una persona de una cama a una silla de ruedas

Es normal tener dudas sobre este proceso. Por este motivo, te vamos a dar unas recomendaciones para que te resulte más sencillo el traslado de la silla de ruedas a la cama de tu ser querido.

1. Posiciona la silla de ruedas.

Empieza primero moviendo los reposapiernas de la silla de ruedas para poder maniobrar la silla lo más cerca posible de la cama. Al mismo tiempo, bloquea las ruedas para que la silla de ruedas no se mueva. Esto evitará accidentes, ya que un desplazamiento de la silla de ruedas podría hacer que te cayeras tú y tu ser querido.

2. Pon a la persona en posición vertical.

Haz que la persona se mueva de costado. Si no puede por sí sola, ayúdale evitando movimientos bruscos. Al mismo tiempo, usa sus extremidades superiores para empujarse hacia arriba mientras las piernas se deslizan por el costado de la cama. Usar el peso de su cuerpo para hacer palanca y dejar caer sus piernas para tirar de su tronco permite al paciente hacer más trabajo. Esto te ayudará a evitar lesiones durante la transferencia de la cama a la silla de ruedas.

3. Ayúdale a pararse y pivotar.

Haz que la persona se incline hacia adelante con la nariz sobre los dedos de los pies para distribuir el peso sobre su pie o pies buenos. Luego, ayúdale a guiarla y girarla sobre el pie o los pies que soportan peso y bájala en la silla.

En el caso de que la persona sea muy débil, deberás ajustar un cinturón alrededor de tu cintura para ayudarle. De este modo, tendrás algo que sujetar para guiar su movimiento. Es importante realizar este paso, pues un peso muerto es mucho más difícil de movilizar y se necesita algún punto de apoyo para hacer palanca. Como ya mencionamos anteriormente, el cuidado de estas personas no es difícil, requiere tiempo y paciencia, pero si careces de alguna de las dos, te recomendamos que cuentes con ayuda profesional para cuidar a tu ser querido.

¿Tienes dudas sobre
las cuidadoras internas? las cuidadoras externas? otros servicios?

Si tienes dudas sobre cómo podemos ayudarte o necesitas una asesoría personalizada, no lo dudes. 

¡Te llamamos gratis!