Cuidar a las personas dependientes en casa es posible

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Índice de Contenido

La situación de dependencia de las personas mayores es el motivo más frecuente por el cual las familias se ponen en contacto con Servita. A continuación, te contamos todo sobre las personas mayores y/o dependientes y cómo cuidarles desde casa es posible.

¿Cuándo se considera a una persona dependiente?

Para comprender verdaderamente cuáles son las necesidades de una persona dependiente y entender los cuidados que requiere es necesario conocer cuándo una persona es dependiente.

Una persona mayor es dependiente cuando presenta una pérdida importante de su autonomía funcional y necesita ayuda de otras personas para poder realizar las actividades cotidianas.

Normalmente para la persona mayor, así como para su entorno familiar, resulta difícil aceptar que necesita ese apoyo para desenvolverse en su día a día. Incluso en ocasiones puede existir cierta resistencia a recibir ayuda de otro persona para no mostrar debilidad.

Factores que determinan el estado de dependencia

Las causas del estado de dependencia son diversas y varían en función de cada caso particular, pero existen factores físicos, psicológicos y contextuales que ponen de manifiesto cuándo una persona mayor se encuentra en una situación de dependencia.

1. Factores físicos:

  • La fragilidad física y pérdidas de movilidad: a medida que se envejece se produce cierto deterioro en la fuerza física, lo que ocasiona una disminución de la autonomía de las personas mayores.
  • Las pérdidas sensoriales, como la pérdida de visión y oído, dificultan la comunicación con el entorno familiar y social.
  • Las enfermedades crónicas, que limitan y agravan la capacidad física de una persona mayor.

2. Factores psicológicos:

  • La depresión provoca el aislamiento social de la persona mayor y, en consecuencia, aumenta su declive cognitivo y funcional.
  • Los trastornos cognitivos asociados a demencias disminuyen la capacidad intelectual y de recuerdo, potenciando la dependencia de la persona mayor.
  • Los factores vinculados a la personalidad: dependerán de cada persona y su adaptación al cambio.

3. Factores contextuales:

Están relacionados con el entorno en el que vive la persona dependiente y el comportamiento de sus allegados.

¿Cómo cuidar a una persona dependiente en casa?

En primer lugar, la persona debe conocer su estado de dependencia para poder recibir la ayuda de un cuidador con una actitud positiva.

El cuidador, tanto si es un familiar como si es un profesional, debe favorecer la autonomía de la persona mayor en la medida que sea posible al mismo tiempo que facilitar apoyo en las actividades básicas de nuestro ser querido.

Además, es necesario que se gane la confianza del paciente con el fin de que se sienta seguro y protegido. Al mismo tiempo que le proporciona compañía y apoyo emocional para evitar que se sienta solo y/o caiga en depresión, esto último es muy importante, ya que además de los cuidados físicos, los emocionales son claves para el bienestar y la calidad de vida de nuestros mayores.

Finalmente, el cuidador debe mantener el vínculo de la persona mayor con su entorno, para que ésta pueda disfrutar de sus familiares y amistades desde su propio domicilio.

El estado de dependencia supone un cambio radical en la vida de las personas que lo padecen. Antes de optar por sacar a la persona mayor y/o dependiente de su entorno es importante tener en cuenta la diversidad de servicios y alternativas que existen.

Si estás cuidando a un familiar dependiente, te invitamos a que visites Mayores en Familia, allí, encontrarás información y recursos para ayudar a conseguir que tu familiar se encuentre cuidado en las mejores condiciones.

¿Tienes dudas sobre
las cuidadoras internas? las cuidadoras externas? otros servicios?

Si tienes dudas sobre cómo podemos ayudarte o necesitas una asesoría personalizada, no lo dudes. 

¡Te llamamos gratis!