Hoy, 7 de abril, se celebra el Día Mundial de la Salud y dormir bien es un factor fundamental para mantener un buen estado de salud a lo largo de nuestra vida.

Los malos hábitos de sueño son importantes a cualquier edad, sin embargo, a medida que envejecemos pueden ocasionar graves consecuencias en nuestra salud.

 

¿Cuántas horas debo dormir para descansar bien?

 

La cantidad de horas recomendable en personas adultas es entre 7 y 9 horas al día. Generalmente las personas mayores suelen dormir menos horas y de forma más segmentada. Esto se debe a que tienen un menor nivel de actividad física, no trabajan por lo que desgastan menos energías y se encuentran más descansadas cuando llega la hora de dormir.

Las horas que necesita dormir una persona dependen de la edad y su actividad física diaria. Esto significa que cada persona necesita dormir más o menos horas diarias, pero es importante adoptar buenos hábitos de sueño.

 

 

Consecuencias del insomnio en personas mayores

 

No descansar lo suficiente o mantenerse despierto durante la noche puede ocasionar consecuencias graves para la salud de las personas mayores, entre otras:

    • Fatiga y malestar en general
    • Dolor de cabeza constante
    • Problemas de memoria y orientación
    • Menor capacidad de coordinación y equilibrio
    • Disminución de las funciones cognitivas
    • Cambios de humor e irritabilidad
    • Otro tipo de enfermedades como la depresión, la apnea del sueño, enfermedades cardiovasculares…

 

 

Formas que ayudan a dormir mejor en la vejez

 

Normalmente el insomnio y el cansancio están relacionados con nuestras rutinas, que mejorándolas pueden ayudarnos a conciliar el sueño y tener mejor calidad de vida. Algunos de los consejos para dormir mejor son:

    • Dieta. Comer en exceso durante la cena o comidas con demasiadas grasas y/o azúcares pueden producir malestar estomacal e interrumpir el sueño.  Por ello, es recomendable cenar ligero y temprano, para poder realizar la digestión antes de irnos a dormir.
    • Mantener una rutina de sueño. Levantarse y acostarse a la misma hora nos ayuda a regularizar el sueño y conseguir descansar bien.
    • Actividades relajantes antes de dormir. Unas horas antes de irnos a dormir debemos realizar actividades que nos ayuden a relajarnos como, por ejemplo, leer. Asimismo, se debe evitar el uso de la televisión y el teléfono móvil en el dormitorio.
    • Hidratación. Aunque mantenerse hidratado es de vital importancia no es aconsejable beber mucha agua antes de acostarse, evitando que los ancianos, que sufren mayores pérdidas de orina, se levanten durante la noche.

 

 

En Servita nos importa la salud de las personas mayores. De la mano de los mejores profesionales le proporcionamos la compañía y ayuda que necesitan a cualquier hora del día.